27 octubre, 2013

La experiencia de organizar una convocatoria literaria

Hoy me gustaría contarles, de forma muy breve, como trabaja el comité de La Esfera Cultural en la valoración de los textos que concurren a sus convocatorias.
La libertad de las convocatorias sin premios económicos
Una vez que se publican las bases de la convocatoria y los textos van llegando, siempre de forma electrónica por medio de un formulario habilitado para estos casos, se procede de la siguiente forma:

1.- Administración y publicación interna de los textos.
De forma interna y solo accesible al jurado, los textos se publican en una web que se tiene habilitada para tales tareas. Se publican cada día por riguroso orden de llegada.

2.- Primera valoración de los textos.
Se comprueba que la temática y el número de palabras se ajusta a las bases de la
convocatoria. Si es así, el resto de los componentes del jurado proceden a leerlos.

3.- Primeros descartes.
Los primeros textos que se descartan son aquellos que tienen faltas ortográficas y gramaticales graves. Si son leves (falta de algún acento, gazapos, algún error de género, etc...) existe alguien que los corrige. Habitualmente AmandoCarabias.

4.- Valoración de los textos.
Tras la primera criba, el jurado comienza a valorar los textos que quedan con un “apto” o un “no apto”. Aquellos textos que al final obtengan un porcentaje mayor de aptos o incluso un empate, serán los que pasan a la fase final, se publican en el blog de forma pública y suelen formar parte de las ediciones impresas de La Esfera.

Existen textos en la que el jurado es unánime y obtienen el “apto” de todos sus miembros y también en el sentido contrario, cuando todos coinciden en el “no apto”. En otras ocasiones se da la circunstancia de que se producen empates en la valoración del jurado, en este caso prevalece el apto. No somos tan duros como parecemos.

5.- Fallo del jurado.
Una vez cerrado el plazo de recepción de textos y el jurado los ha leído todos, cada miembro elige sus tres textos favoritos y los valora con 3, 2 y 1 punto. Siendo el tres para el mejor. Contabilizándole también 3 puntos al texto mejor valorado por los lectores.

  • Conclusión:
La valoración de los textos es una cuestión subjetiva que hace cada miembro del comité. Se trata de valorar la capacidad del escritor para presentar una propuesta que sorprenda sobre el tema propuesto en la convocatoria. Que destaque por su registro lingüístico, su creatividad, tipo de lenguaje, el tono, estructura del texto, la intención, el trasfondo y la precisión, algo tan importante en los relatos cortos. A todo eso se suma los gustos personales de cada miembro como lector.

¿Qué tiene de especial la valoración de tus textos por un jurado literario como el que forma La Esfera Cultural?

—Mejor una valoración heterogénea.
Imagen y bases
de la última
 convocatoria celebrada
Un jurado compuesto por personas de diferentes ideologías, edad, sexo, profesión, lugar de residencia... hace que las valoraciones no sean parciales, injustas y vayan todas en una misma línea. Los textos son valorados desde ópticas muy diferentes.

—Un jurado extenso.
Dos o tres personas se pueden equivocar. Pero es complicado que lo hagan diez. Son muchos ojos. Una valoración realizada por un gran colectivo siempre será más justa. Por ello siempre tratamos de que el comité de La Esfera sea amplio.

—Dotación económica.
Ya sabemos que allí donde se mueve el dinero, siempre existen sospechas. En las convocatorias de La Esfera, sus premios no son económicos. Solamente tratamos de otorgar la satisfacción del reconocimiento, por lo que no puede existir ningún tipo de sospechas sobre el Fallo del Jurado.

—Sin presiones.
De lo que nos sentimos más orgullosos en La Esfera Cultural, es de no tener que responder a ningún tipo de presión. Cuando otorgamos un premio, lo hacemos por verdadero merecimiento. No tenemos que reportar, ni justificarnos ante editoriales, anunciantes, empresas, mecenas, ni patrocinadores. Alguna ventaja tendría que tener el no contar con ellos.

—Un aporte a tu CV literario.
Los premios y menciones concedidos por La Esfera se hacen públicos y se mantienen publicados en nuestra web. Dichos reconocimientos, por su independencia y trayectoria, sirven para formar parte de cualquier historial literario y del CV de cualquier escritor. 

—Nivel del jurado.
El comité de La Esfera está formado principalmente por escritores, casi todos con obra publicada. Pero si hay que destacar algo es que todos son lectores y amantes de la literatura. También existe algún editor. Por lo que al conjunto del jurado se le presupone, si se me permite, algún criterio literario.


¿Quieres conocer alguna anécdota?

En esta convocatoria han existido escritores que nos han pedido explicaciones de porqué su texto no ha sido seleccionado, unos con educación, otros con pataletas infantiles... Hemos tratado de contestar a cada uno de ellos, pero será la última ocasión que lo hagamos. Ya nos genera suficiente trabajo las convocatorias, como para realizar un trabajo administrativo extra de cada texto que concurre. Cada escritor piensa que su texto es merecedor de premio. Ante eso, de verdad, que no podemos hacer nada. Participar en cualquier convocatoria supone la aceptación de sus bases y normas. Es simple.

Trataremos en sucesivas convocatorias de no considerar el voto de los lectores. La experiencia nos dice que este voto no valora la calidad de los textos, sino la amistad. Suele tener mayor número de votos el que tiene más amigos y conocidos en sus redes sociales y el que sea más activo en campaña.
No es justoEn cualquier caso en La Esfera su valor, cuando lo consideramos, nunca ha decantado ningún resultado. No llega su peso a un 8%. Es como un miembro más del jurado.

Resumiendo:
Libro editado. Consultar
Los premios que fallamos son por merecimiento del autor. No son premios condicionados por el nombre del escritor, sujetos a que posteriormente se venda su obra, ni a pago de favores, ni amistades.

Lo que nos mueve en cada una de las convocatoria es: servir de “fusta” para que si existen plumas dormidas se pongan en funcionamiento. Nos mueve hacer comunidad entre escritores y lectores. Nos mueve el nacimiento de cada nuevo libro editado en papel y poder contribuir a que muchos escritores vean sus letras impresas y editadas. Nos mueve la literatura y cualquier manifestaciones artística, nos mueve el debate constructivo... Y sobre todo nos mueven los amigos.

¿A alguno de ustedes le gustaría formar parte de un jurado literario? ¿Lo consideran una labor sencilla?
Hasta el próximo Editorial del domingo. Nos leemos.
Artículo: Francisco Concepción