26 noviembre, 2013

Y siguió su curso

El violento la utilizó como proyectil. El emprendedor construyó con ella. El campesino cansado la utilizó como asiento. Para los niños fue como un juguete. David mató a Golliat y algún hombre tropezó tres veces en ella.

Texto: Nuria de Espinosa