26 enero, 2014

¿Quién tiene la culpa de que el libro de Belén Esteban sea éxito de ventas?

Si tienes prisa, como casi todo el mundo, te daré la respuesta y así te ahorras leer este editorial: La culpa de que Belén Esteban sea éxito de ventas editorial la tenemos los propios escritores.

Tras conocer la respuesta puedes abandonar esta lectura o seguir leyendo para profundizar, entrar en contexto y reflexionar sobre el asunto.

Colas en el Corte Inglés para la firma del libro "Ambiciones y reflexiones" de Belén Esteban.
Estoy casi seguro que el título de esta entrada será leída por muchas personas y también compartida en las redes sociales. Tiene todos los elementos: Título provocativo, crea expectativa por dejar respuesta en el aire, se sube al carro de un personaje con tirón (odiado y querido), es oportunista (el debate ya existe) y dice las cosas por su nombre y directamente: los escritores. Pero una cosa es que se comparta y otra es que se lea o reflexione sobre ello.

¿Por qué son los escritores culpables de que libros como los de Belén Esteban sean de los más vendidos? 

La respuesta es que los escritores nos empeñamos en golpearnos la cabeza con el mismo canto.

No podemos seguir escribiendo como hace ochenta años.
La sociedad ha cambiado. A la sociedad no le interesa lo mismo. Tiene otros valores. Vivimos a otro ritmo. No hay tiempo. No podemos seguir
escribiendo como siempre y de la forma de siempre. Por ejemplo recreándonos en la descripción de un escenario o paisaje durante varias páginas. No podemos dormir a la ovejas. Tenemos que competir con los videojuegos, con la televisión, con internet, con el mundo multimedia... Tenemos que asumir que existe en esta nueva sociedad pérdida de la introspección y análisis y esto solo viene con la lectura detenida. La mayor parte de los lectores tienen muy claro lo que no quieren leer y es todo aquello que les acerque a la realidad que estamos viviendo: corrupción, paro, a políticos de discurso podrido, recortes de derechos... Huyen como gato mojado.

Hablé sobre ello hace justo un año: Los escritores 2.0. Los escritores que llegan.

Miguel Ángel Revilla, firmando
ejemplares de "La jungla de los listos"
Si los escritores queremos seguir vendiendo libros tenemos que escribir de forma directa, dinámica y clara. Tendremos que aprender a "agarrar" y a cautivar a la nueva realidad de lectores. Los libros que se venden cada vez van más destinados al puro entretenimiento, aficiones y espectáculo. También a tocar la fibra de lo que realmente le importa a la gente, como lo hace Miguel Ángel Revilla, otro fenómeno editorial, que de su segundo libro 'La jungla de los listos' aparecido a principio de año ya va por su tercera edición.  Decir que esta semana en la lista de los siete libros más vendidos solo hay una novela (El juego de Ripper), el resto son libros de cocina, aficiones, de humor... Y posiblemente la novela de Isabel Allende se encuentre en esa lista por la dinámica de fidelidad que tienen algunos lectores a sus escritores de cabecera. Se siguen vendiendo libros, pero "otros".

La música como ejemplo del cambio.
Como ejemplo de arte/creación adaptada a los nuevos tiempos creo que podemos poner a la música. Todos damos por sentado que un chaval adolescente en sus cascos no va escuchando nunca música clásica. Bueno, siempre existe algún frikie. Pero la música ha sabido en cada época cambiar de estilo, adaptarse y crear nuevas formas para que en cada momento las nuevas generaciones, siempre cambiantes, se pudieran seguir acercando a ella. ¿Qué tiene que ver la música clásica que se componía y escuchaba hace apenas un siglo con el rock, reggaeton, la salsa, hip hop o el ska? Estos nuevos estilos han contribuido a ganar cada días más adeptos a la música, no siendo así el caso de la literatura. Las ventas de libros siguen bajando en cascada, se cierran librerías de forma continuada, los grandes impulsores de las ventas, como Dan Brown o Pérez Reverte, pierden fuelle, y, sin embargo, Belén Esteban con su libro "Ambiciones y reflexiones" supera, en menos de treinta días de su lanzamiento, los 100.000 ejemplares vendidos.

Conclusión: Adaptarnos o aguantarnos.
Como escritor, si quiero vender tendré que adaptarme a lo que los lectores demandan: Trilogía de Milleniun, Las sombras de Grey, trilogía La sombra del viento... tratando de introducir nuevos matices y, si soy capaz, de subir el listón de su calidad literaria. También puedo seguir escribiendo sin escuchar a los lectores y conformarme con vender 100 ejemplares. Aún se vende y se consume música clásica, de cámara y cantos Gregorianos. Siempre existen reductos de bastiones y yo la escucho en muchas ocasiones.

P.D. Dios, te pido clemencia por contribuir a potenciar, con mi mención, el éxito en la literatura de Belén Esteban. 

Hasta el próximo Editorial del domingo 
Artículo: Francisco Concepción