07 abril, 2014

Sinalefa


Es acercarse hasta donde la piel nace, rosada, sudada, almibarada, erizada, caliente, pegada y, al separarse, arrancarse, llevársela puesta hecha jirones, desollarse hasta sangrar, rasgarse y, ya cada una con la suya, llorarse. Así es abrasarte abrazarte amarte.

Texto: Marta Patinga
Fotografía: Haruhiko Kawaguchi