15 agosto, 2014

¿Nalgas o libros?

Nunca se me hubiera ocurrido. Imagínense tumbados en la playa. Sitúen un libro de tapas duras, de más de 500 páginas. Abran por el centro, sí, ahí mismo. Ahora sitúenlo a contraluz, pónganse a cierta distancia, no muy lejos, y bajen la cabeza y posen la mirada en la silueta del libro. Sí. Aparecen sin pensarlo unas nalgas al sol, ¿las ven? Lo probé el otro día y funciona. Esto seguro que sirvió de inspiración a los creadores del blog "Nalgas y libros". Ya les advierto que es de esos blogs que, o gusta o causa rechazo. Es difícil combinar ambos conceptos, el de las nalgas y el de la literatura digo, pero creo que el resultado no está mal ya que están muy bien delimitados los temas para que vayamos a donde más nos pida el cuerpo.

Me ha gustado mucho la estética de "Nalgas y libros". También las entradas, amenas de leer, buenas para el verano. Sección de entrevistas, donde podrán encontrar, por ejemplo, una muy interesante a la escritora del mes del club de los 1001 Lectores Elena Poniatowska. También sección de libros, donde aparecen varias recomendaciones muy interesantes. Secciones de relatos, mayoritariamente de tinte erótico como cabría esperar, poesía, noticias y artículos. Y si os apetece más ver que leer, hay dos secciones dedicadas a modelos y nalgas: Fotos artísticas, más o menos explícitas, colaboraciones de profesionales y aficionados, muy entretenido todo, la verdad.

Un lugar cuando menos curioso para pasarse y leer y ver. Yo me he leído, por ejemplo, una de curiosidades acerca de los vampiros, un artículo muy interesante. Otra de literatura y cine: aquellas películas que no sabía que habían sido inspiradas en libros. Y luego me he dado una vuelta por unas buenas fotografías hechas por Igor Koshelev mezclando con el entorno la belleza de algunas modelos. Un día completo, vaya. Te sugiero que hagas lo mismo: con la variedad de temas propuestos por "Nalgas y libros" seguro que no te vas a aburrir.

Hasta el próximo viernes.

Visitar "Nalgas y libros"
Visitar más blogs aquí
Crítica: Miguel A. Brito