14 septiembre, 2014

¡¡ Estoy hasta los cookies !!

“Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies...”

¿Quién no se ha topado cientos de veces con el anterior mensaje?

absurdo, pataleta, niño, ley,
Por educación no le he puesto al artículo el título que merece.
Y aunque parezca absurdo ya se han producido las primeras multas por vulnerar la Ley de Cookies, por parte de la Agencia Española de Protección de Datos. Y la impresión que tengo es la de siempre, y no es otra que el Gobierno lo único que trata siempre es de poner el máximo de trabas a cualquier proyecto. Parece que su única labor es la de crear leyes restrictivas e inventarse impedimentos para todo.

Esta Ley es de las más absurdas que conozco. El Gobierno hace el ridículo y aquí si podemos aplicar aquello de "poner vallas al campo" o "puertas al mar", con la excusa de proteger al usuario (internauta) para que las webs que visita no recojan sus datos como visitante (tiempo de visita, sistema operativo, Ip, lugar de conexión...) nada personal o que sea comprometido en principio para nadie. Cuando por otro lado hablan de luchar contra el anonimato en internet. ¿En qué quedamos? Lo que pretenden es como siempre tener la sartén por el mango. Si ellos obtienen la información sí que es lícito y conveniente. Solo debes de darte una vuelta por algunas webs oficiales y ver que muchas lo incumplen.

¿Qué ha conseguido dicha ley? Pues simplemente un efecto contrario. Que el usuario ante el intrusismo constante de dichos mensajes en cada web que visitamos le haya tomado a la Ley tal antipatía que nos tiene a muchos hasta los “cookies”. Por sistema aceptemos
las condiciones sin leer la dichosa política de cookies de cada página. Empieza a resultar desagradable navegar por Internet con esta medida. Creo que es tan eficaz como los mensajes en las cajetillas de tabaco. Pronto podremos leer en las webs “Cuidado, que una mano puede salir de la pantalla y poseerte”

Una ley tan absurda que si un usuario quiere comprar algo en internet ahora prefiere hacerlo en una página fuera de Europa porque no aparecen esos avisos tan intrusivos. En EEUU y Sudamérica no tienen este tipo de regulación. En Europa se trata de asustar y amedrantar a los internautas. No vayamos muy lejos para tener ejemplos sobre el control que pretenden sobre los bloggers. En Taiwan condenan a unabloggera a 30 días de prisión y dos años de libertad condicional yal pago de una multa de 5.000 euros por hacer mala crítica de unrestaurante. Mientras que recientemente otra bloggera francesa queacudió a una pizzería de Cabo Ferret y decidió posteriormenteairear su descontento, le costó 1.500 €.

La ley de los cookies es tan absurda, como poco eficaz y burlable. Tan simple como contratar un dominio y hospedaje en un país que no tengan este tipo de regulación, que son por cierto muchos.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) debe de perseguir y centrase en sancionar otras cosas más importantes, como que un desconocido pueda llamar al servicio de Cita Previa de la Seguridad Social y le aporten todo tu historial, horarios de citas y especialidades al que tienes que acudir solamente con tu nombre y fecha de nacimiento, algo que se consiguen en el 90% de los perfines de cualquier red social. ¡Esos si son datos confidenciales y delicados!. ¿Imaginemos que tengo cita con el oncólogo y estoy ocultando que tengo cáncer?

¿Qué te parece dicha Ley? ¿Lees alguna vez la política de cookies de las páginas que visitas? ¿Te parece eficaz los cartelitos?
Hasta el próximo Editorial del domingo.
Artículo: Francisco Concepción

Editoriales que te pueden interesar