26 octubre, 2014

Mi experiencia como jurado literario

Tras el éxito que ha supuesto la convocatoria del I Premio Internacional de Novela Corta La Esfera llega la hora en que las personas que formamos el jurado demos la cara y compartamos como ha sido nuestra experiencia. 


Una foto muy idílica de lo que puede ser un miembro de un jurado literario


Así que comencemos:
Cuando se publicó las bases de la convocatoria, allá por el mes de abril, tenía unas previsiones. Calculamos por los datos de otras convocatorias en La Esfera Cultural que tendríamos una participación de entre 150 a 175 escritores. Y es que no pedíamos un simple relato o un texto. ¡Hablábamos de una novela! Así las primeras voces, incluso de amigos, me dijeron que al premio no concurriría nadie pues no tenía dotación económica. Que la gente se presenta a los concursos por dinero. Pues lo siento mucho por ellos, afortunadamente se equivocaron. Fueron nada menos que 395 los escritores de todas partes del mundo los que confiaron en La Esfera y nos confiándonos su obra y sus ilusiones. Casi tres veces las previsiones que teníamos.

Esto me reafirma en una cosa: "El Premio Internacional de Novela Corta de La Esfera jamás tendrá remuneración económica". 

Pretendemos que cuando un escritor decida participar con su obra tenga muy claro que no estamos sujetos a intereses mercantilistas, amiguísimos, que no tenemos ninguna presión o compromiso, que no nos mueve el dinero y que solamente valoramos la calidad de la obra. Que el premio que obtenga el escritor sea el simple reconocimiento de su obra y que le sirva para su curriculum literario. Que ambos, La Esfera Cultural y el escritor, nos jugamos nuestro prestigio.

@franCoescribe, francisco,  Oscurece en Edimburgo
Algunos miembros del jurado.
De izq. a derecha: Dácil Martín, Ana Joyanes y
Francisco Concepción Álvarez
Me he sentido sumamente recompensado por una gran cantidad de escritores, que aún no ganando, han remitido una serie de correos privados expresando su gratitud por la iniciativa, por la transparencia del concurso y por mantenerles durante el tiempo que ha estado abierta la convocatoria informados. Compartiendo que habitualmente en otros concursos que han participado existe un mutismo absoluto. También ha existido algún grano negro, siempre existen, que sin ni si quiera leer la novela ganadora, ya han dicho que somos unos vendidos y unos españoles de m... que solo votamos a los escritores españoles. Sin ni conocer la nacionalidad de los finalistas. Cosa que tampoco los propios miembros del jurado conocieron hasta el momento de la publicación del fallo al público.

Ciertamente han sido meses de mucho trabajo de lectura y administrativo. ¿Se imaginan por un momento lo que puede ser leer casi 400 novelas? Haciendo cálculos, según estadísticas de lectura, el 97% de las personas no leería ese número de novelas en toda una vida. También un trabajo invisible para
coordinar las lecturas y las valoraciones del jurado, tratando de animar en los momentos de decaimiento. No podemos olvidar que el jurado no ha cobrado y que ha tenido que invertir horas, días y semanas de su tiempo en esta labor. En La Esfera sí trabajamos de verdad por “amor al arte” y en este caso a la literatura.

convocatoria, premio, Novela corta
Imagen de la convocatoria.
Son muchos autores los que nos piden que publiquemos el título de las 26 novelas finalistas. Pero es algo que no vamos hacer. Se quedarían 369 escritores fuera de ese grupo y pensamos que es mejor mantener la ilusión, que sembrar el desánimo. Nuestro único objetivo es fomentar la escritura y encontrar novelas escondidas que merecen ver la luz y ser leídas. Y creo que las hemos encontrado. En los próximos días estarán disponibles.

Y como el motivo de esta serie de artículos, por parte del jurado, era expresar como nos sentimos, diré que acabé agotado, pero satisfecho. Y muy conforme con el fallo que emitimos. La unidad de los miembros del jurado, su responsabilidad y la unanimidad ha sido el elemento culpable. Teníamos un peso, ser los depositantes de muchas ilusiones. Y de verdad pesaba que mucho.

Pero todavía queda por delante mucho más trabajo. Ahora viene el “curro” de la edición, algo con lo que disfruto. Así que “sarna con gusto no pica”. Ya traté de explicarlo en mi artículo ¿Por qué tiras dinero editando libros?

Resumiendo: Decirles que no me queda duda de que existe verdadera pasión por escribir. Por encima de cualquier aspecto. Que también existe mucho talento sin descubrir. Así que me despido para hacer seguir “girando” a La Esfera. Muchas gracias a todos los que lo hacen posible.

Y si de concursos literarios hablamos, no dejes de leer algunos artículos que ya les he compartido y que vienen a fundamentar o a derribar algunas ideas sobre ellos. A continuación te dejo los enlaces. ;))

Hasta el próximo Editorial del domingo
Artículo: Francisco Concepción

Editoriales que te pueden interesar