19 abril, 2015

Cuando prefieres no ganar un premio

En La Esfera Cultural cuando creamos una convocatoria literaria, de ilustración, etc., damos por hecho que nos costará dinero y muchos días de trabajo no remunerado. Además tratamos dentro de nuestras posibilidades (ninguna) que a los ganadores no les cueste dinero el premio y que obtengan algún tipo de contraprestación. Bien sea la edición de su novela, publicación de su trabajo o el reconocimiento de su obra, algo siempre importante para el currículum de un creador. Pero no sucede lo mismo en todas las convocatorias... En algunas el premio te cuesta dinero.


En ocasiones un premio te puede costar dinero que te lo concedan. Leer siempre la letra pequeña
Imagina que te presentas a un premio literario, a un festival de cortometrajes, a un premio de ilustración o de poesía.. y si resultas ganador te exigen que pagues un importe, que lo llaman Derechos de Acreditación. Además te pueden vender que el premio en sí es una beca en tal o cual Máster de determinada Universidad, pero también debes de pagar “solamente” la “expedición del título”. La verdad, parece que lo imprimen en papel oro y en algunos casos no puedes renunciar.

Y lo grave del caso es que no estamos hablando de pequeñas asociaciones de barrio. Hablamos de importantes Fundaciones y con patrocinadores relevantes. ¿Que no te lo crees? Aquí un ejemplo. Y hay muchos más que seguro que conoces.

Se me asemeja mucho a una distinción que inventaron hace tiempo y que colocaban en la entrada de algunos restaurantes, en el que si pagabas el canon correspondiente podías exhibir una placa que reflejaba la excelencia de tu local y la buena cocina que allí se servía.

Y me pregunto: Si el autor no paga el canon exigido, ¿a dónde se esfuma la calidad y los méritos de la obra premiada. ¿Desaparece?


¿Apelan a nuestro ego? ¿Nos gustan los premios aunque sepamos que se trata de algo mercantil?

Hasta el próximo Editorial del domingo
Artículo: Francisco Concepción

Editoriales que te pueden interesar