19 junio, 2015

Mirada de una estrella

Tranquilamente, tengo tiempo y luz adecuada, espero lo que cada periodo de tiempo regular se repite delante de mí. Busco un instante, lo más lento posible, en el universo. Insisto entre millones de astros y planetas manchando mis límites. Es de noche en este lado de la tierra. El mejor momento para mirar a través de un telescopio. No es fácil encontrar el punto y lugar, estrujo el moderno sextante, concentrándome en llegar a través de él hasta el guiño que vivamente se repite en el otro extremo del tubo. Entre el aro que lo cerca distingo el ojo que me mira, distinto al de otros días. Yo lo veo, él me mira e intenta comprender porque le hago señas, me ve como algo muerto. Simplemente, me hace gracia, como si fuera una recién nacida me quiere poner un nombre, además feo. Si casi puedo ser su tata300000000raestrella.