08 julio, 2015

Yo y mi Cripticismo

Me preguntas que qué cojones quiero decir en mis poemas.
Es muy fácil, agarra una silla y ponte un café.
Relaja el cuerpo, lee despacito, cierra los ojos y ponte a pensar, como un niño chico, deja tus alas volar por mi mente, que está decidida a hacer trabajar a tus neuronas.
Sentimiento escribo, sólo puro sentimiento nada más.
Pensamientos incoherentes para mentes adormecidas quizá...
También podría escribir al color de tus ojos y podría llevarte a un mundo extraño de ilusión, pero busco el encaje, el razonamiento. Me conformo con hacer llegar mi mensaje, y su entendimiento, busco comunicación.

Lee, ahora lee, te toca a ti, yo ya escribí lo que te quise decir.

"Pero ahora, piensa, no dejes que tu corazón se te detenga y vuela libre, al sol, al viento. Desecho ya el amor, se escapa entre los dedos cual niebla de otoño, casi nada dura hasta el final, recuerda lo que fuimos, que no somos sólo equipaje".