20 septiembre, 2015

Bienvenido, Mr Marshall. Bienvenido, Mr. Boune.

Seguramente recordarán ustedes la escena de la película de Berlanga, Bienvenido, Mr Marshall, donde desde la balconada del ayuntamiento de Guadalix de la Sierra, su alcalde, trataba de venderle a los vecinos la llegada de los americanos como el maná del cielo, como los salvadores de la economía del pueblo. Hablaba del mucho dinero que se gastarían los yanquis cada día en el pueblo. Lo mismo nos han tratado de vender los políticos de Canarias con las producciones de cine americanas y más concretamente con la grabación de la última entrega de la saga Bourne.



Y llegaron los americanos a Santa Cruz de Tenerife, con el actor Matt Damon, para rodar la última de las entregas de Bourne. En un desembarco similar al del séptimo de caballería. Un despliegue de material y humano complicado de contar. Todo lo que se pueda explicar se quedaría corto. Un servidor, que algo de experiencia tiene en pequeños rodajes, no ha podido asimilarlo. Me ha sobrepasado. No entendía como podían estar grabándose diferentes escenas en diferentes zonas de la ciudad al unísono. El director debe de tener el don de ubicuidad, o tener varios directores adjuntos.

La ciudad de Santa Cruz de Tenerife
ha sido cortada en sus principales vías y de forma conjunta. 
Desde los estamentos oficiales ya nos tenían aleccionados con los millones de euros que dejaría el rodaje de la película en la ciudad y los puestos de trabajo que se crearían. ¡Qué fácil resulta contar el cuento de la lechera y realizar informes favorables! Total, no son vinculantes. Ni existen responsabilidades.

Tenemos que recordar que la “moto” nos la empezaron a vender los políticos, insistiendo en el beneficio que genera para el turismo y la imagen de la isla el que aparezca Tenerife en la producciones de Hollywood. Ya sentimos la manada de espectadores que vinieron de vacaciones a la isla tras visionar las persecuciones de coches en Fast &Furious 6. Sin duda, todos los espectadores del mundo eran conocedores de que esa autopista la teníamos en Tenerife. Tenerife se colapsó. Pero el colmo de los colmos es que con esta película de Bourne, nos convierten la ciudad de Santa Cruz en Grecia. Nos la “tunean” como si la hubiesen rodado allí. Osea, que le pagamos la promoción y les regalamos los beneficios que nos vendieron los políticos al país heleno. ¿En qué quedamos? ¿Ésto no era lo más importante?



A esa corriente se han sumado los medios locales en una especie de “copia y pega” de las notas de prensa del Ayuntamiento y de la Tenerife Film Commission, organismo creado por el Cabildo de Tenerife para promover los rodajes en la isla. Así, estas semanas se le ha entregado las llaves de la ciudad a los productores de la película, en una especie de: “Pueden hacer lo que se les antoje. Hagan en Santa Cruz lo que quieran. Ustedes mandan”. Pueden colocar generadores mastodontes en las puertas de los vecinos durante 4 días, sin parar un minuto, que ellos no duermen. Pueden cortar
Decenas de generadores conectados
día y noche sin descanso.
decenas de calles y barrios y que los vecinos tengan dificultad para acceder a sus casas, que poco importa. Pueden colocar focos de miles de watios en las ventanas de los vecinos que a ellos no les molesta. Pueden quitar los contenedores de la basura de su ubicación habitual, será algo menor, ya recogeremos nosotros la basura que se genere. Pueden quitar los reservados de minusválidos, que los de aquí corren y pueden aparcar a cientos de metros. Pueden cerrar durante uno o dos día cualquier calle y dejar a los negocios aislados y sin hacer un euro de caja. Pueden, durante toda las noches, realizar todo tipo de ruidos, detonaciones, choques o sobrevolar una zona con un
Ocupación indiscriminada zona
reservada minusválidos.
helicóptero o detenerlo en el aire apuntando con un cañón de luz desde la montaña más cercana, que su ruido no molesta, es una delicia. Pueden privar a toda la ciudad de cientos de aparcamientos para sus decenas de trailers y contenedores. Pueden cerrar plazas y recintos para ubicar sus catering y privar de ellos a los ciudadanos. Y recordad, nuestra policía, medios de seguridad y nuestro ayuntamiento estarán a su servicio...

Ésta es la verdad. No la que cuentan los medios y las cifras que dan. Siempre entrevistan al “jubiloso” dueño del bar que ha tenido la fortuna de que le dejasen libre la entrada de su negocio y que se rodase
Focos de miles de vatios apuntado
fachadas y ocupando espacio público
una escena cercana. O la típica entrevista a los fans que acuden en manada a ver a sus ídolos, todos conocemos de lo que son capaces de sufrir y soportar. O al gerente de una pequeña empresa que ha tenido la fortuna de que le contratasen algún servicio menor (los contratos grandes ya vienen adjudicados). Nunca entrevistan al personal local contratado, al que pagan 24€ por permanecer 8/10 horas de pie a pleno sol y pasar previamente un casting agotador... Por favor, no nos engañen: cualquier crucero de los que vienen a Tenerife, algunos con 4.000 pasajeros, genera más negocio y servicios que el rodaje de una película. Y cuando marchan a su país puede hablar de nuestras excelencias. Son respetuosos, no ponen la ciudad patas arriba, ni produce tanto malestar en los vecinos. Tampoco es necesario que pongamos a todos nuestros agentes y servicios de seguridad en jaque.

Ahora les contaré como hacer un buen negocio: Creen una productora con sus amiguetes, los de siempre. Obtengan el dominio sobre una ciudad y telefoneen a los yanquis y les dicen: “Les entrego las llaves de mi ciudad, les allano cualquier camino que se ponga pedregoso, les rebajo al máximo los impuestos y ustedes contratan a mi productora”. Fácil, ¿verdad?.

Es un simple aviso para aquellas ciudades a las que le quieran vender este tipo de moto. El beneficio para unos pocos. Los de siempre. Para aquellas ciudades que no protegen y no tienen en cuenta a sus cineastas, realizadores y actores, y que solo se acuerdan de ellos cuando triunfan fuera. 

Hasta el próximo Editorial del domingo
Artículo: Francisco Concepción

Editoriales que te pueden interesar