16 septiembre, 2009

Paredes

Soy la de los tubos.
Tiene cinco personas delante de usted.
Le repito que soy la de los quince tubos de sangría.
No me pienso sentar.
Llamen a seguridad.
Seguro que los seguratas de este manicomio saben cómo ensuciarlo
todo con mi sangre.