19 octubre, 2009

Cada mes tiene un Dios

Los dioses fueron caprichosos. No es extraño que de sus caprichos sexuales hayamos crecido a su imagen y semejanza. Pero los dioses son además manipuladores y no nos ponen sogas al cuello - eso si acaso depende de un Dios único - Sólo tienen ovillos de sedas y lanas con los que hacerse titiriteros. En un mes de calor quizás se usa la lana más gorda y en el frío la seda más fina.
Todo dependerá de su antojo, que será el mío, para poder manejarte alguna mañana de imprevisto. Tú aceptarás el movimiento que te obligo a mostrarme y danzaremos torpes, blanco del capricho de los dioses que cada mes se divierten a costa nuestra.