20 noviembre, 2009

Cuánto tiempo es una noche


Dime cuánto tiempo es una noche.

Estamos juntos mirando el tráfico marítimo que cruza a Asia donde no hay historia apenas; historia ni inmerecidos o sí palacios pero terrazas residenciales.

Estamos tú y yo cuando comienza la noche en Estambul

y nuestra noche se atrasa varias horas porque sé que me estas mirando y sabes que cuando creo que no te das cuenta yo te miro.

Porque has querido dilatar nuestra noche la tarde y nos estamos enamorando.

Escribo mientras tanto porque me das permiso y me lo otorgo todo para asomarme al mar Mármara y busco la torre de la princesa muerta y me sonrojo sin determinar las palabras;

las miradas al mar que se estrecha en el cuerno de oro.

Yo de oro tú de oro.
Dime cuánto tiempo es una noche contigo cuando sé que me miras mientras miro a Asia y te miro porque eres el sentido exacto de lo que busco en el concepto del tiempo.
La ternura, la verguenza, el sonrojo al besarnos y confundir tu mejilla con tus labios y después tus labios en mis párpados y cualquier gesto inevitablemente a toda piel mostrada.

Dime cuánto tiempo es una noche que atrasamos varias horas para no separarnos para siempre.

Amor que me permites la licencia de escribirte al mismo tiempo que nos enamoramos.