12 noviembre, 2009

Ruegos y Preguntas


Hoy recuerdo aquel viaje que no sé si ocurrió a cierta ciudad que ni siquiera sé si existe -los viandantes con vértigo a las aceras, las carteras desbordadas con sus prisas, la ausencia de sonrisas por las calles, los abrazos que se reparten mutuamente las farolas y la brisa.
Recuerdo el semblante de sus caras al pasar indiferentes, con gesto blanco. Los bancos de los parques, como ausentes, las estatuillas mohosas sonrientes, las calderas y acondicionares de espaldas a la calle, las huellas repisadas de los caminos fáciles, y la entrada portentosa al cementerio.-
Lo que más recuerdo, esas portezuelas, esos pasadizos oscuros, esos huecos abiertos en las tumbas por donde podías deslizar tus ruegos y preguntas a los muertos; que casi nunca se pronuncian.

Texto: Hipodemo
Share/Bookmark