05 diciembre, 2009

No estás lejos


Muchas veces
en las noches tranquilas
intuyes
que las miles de luces
suspendidas en la oscuridad
brillan para ti.

Te elevas sobre los tejados,
te dispersas por los campos húmedos y las montañas
que duermen plácidamente,
y vuelves sabiendo
que tú no estás

tan lejos,
y ya no importa
que el sueño domine.
 

Y cuando en la mañana
la luz
obliga abrir los ojos,
y los primeros pasos
titubean
al lastrar un último sueño,
ya no recuerdas,
no,
que tú no estás

tan lejos.
                                                                                                            Texto: Dácil Martín