29 diciembre, 2009

Valiente quijote


¡Valiente! ¡Intrépido! Avanzas entre el tumulto de cuerpos abducidos, que cargan con bolsas de regalos llenas de ropa de marca, perfumes y electrónica... Y tú, como caballero medieval, progresas lento pero seguro, firme en tu deseo de no dejarte arrastrar por la época en la que te ha tocado vivir. Eres un quijote en medio del consumo, del compromiso, de la valoración de los regalos por su coste económico. Avanzas por la acera, ajeno a la avalancha. Lo tenías muy claro, siempre lo has tenido, eres un osado y ello te hace grande. Desde la ventana te veo avanzar con tu regalo; y en tu mano derecha, esa bolsa con el logo de la librería La Isla. Dentro de ella, seguro, un conjunto de palabras milimétricamente combinadas y encuadernadas. Te repito que eres un osado eligiéndolas para mí, entre el océano infinito existente. Solo te asalta una incertidumbre, saber si seremos compatibles mi regalo y yo. ¡Valiente que eres!