15 febrero, 2010

Ahora

Por el momento, le bastaba la velocidad para embotar el pensamiento.
Tarde o temprano, tendría que parar.