09 febrero, 2010

Desamor sin amor

Más que de ella, me enamoré de sus ganas locas de enamorarse. Pero lo borré rápido. Era un imposible. Entre mis rudos nudillos de puñetazos no deslizaría ése moreno aterciopelado cabello.