24 marzo, 2010

Soy Lector


Muchas veces me planteo dejar de escribir y cuando me pregunten a que me dedico o cual es mi profesión, decir: Soy Lector.
Estoy abrumado, no puedo más, me falta tiempo para leer todo lo que me atrapa y que me he propuesto. He hecho cálculos y las cuentas no me salen. Tendría que vivir decenas de vidas para leer todo aquello que tengo pendiente. Y aún así,  mi lista crece. Cada día hay más oferta y siendo franco, diré que de calidad en muchos casos.
Me siento en una cafetería, y la chica que me jode al lado con su cigarrito, es escritora, el camarero que me sirve la cervecita está terminando su libro y el vicioso que está enganchado en la tragaperras ha conseguido una editorial que le publicará su libro “Gane seguro en las máquinas de azar”. También la administrativa que baja cada día a las 11, a tomarse su té con leche, es una bloggera de éxito con un blog de contenido sexual, aunque tiene pinta de no romper un plato con esas gafitas y sus cuellos altos.
Todo el mundo escribe, nadie lee.
Ejemplos los tenemos a miles. Sin ir muy lejos analicemos el blog Lecturalia, un blog en el que se hace crítica y reseñas de libros. Cuando escribo este post, existen 45.274 reseñas de libros, 7.417 autores y solo registrados 29.096 lectores. 
Resumiendo, más libros que lectores. Y si nos gustan las matemáticas (cosa que a mí solo por curiosidad), resulta que con estas cifras, cada autor tendría solo 4 lectores. Como para intentar vivir de la escritura.
Como me gusta ir a contracorriente, yo soy lector. Para ligar ya no diré que soy escritor. Ahora soy lector.