15 abril, 2010

Nos atacan, mi capitán



- ¡ Mi capitán, un esquife a la vista !
- ¿Un esquife, que es eso?
- Una lancha insignificante comparada con nuestro buque armado, mi capitán, y se dirige hacia aquí.
- En son de paz, supongo.
- Están armados con rifles. Creo que vienen a por nosotros, mi capitán.
-¿Cómo? A ver esos ojos.
- No estoy fumado, mi capitán. Le aseguro que se acercan a babor; seis hombres negros, seis piratas somalíes que apuntan al buque, mi capitán.
- ¿Somalíes dices? ¿No sonlos negros todos iguales?
- Estamos en las aguas de Yibuti, mi capitán.
- ¿Yibuti?
- Sí, mi capitán, en Somalia. ¡Cuidado, disparan, agáchese!
- Hijos de la gran... ¡Cabo, responde con un misíl!
- No podemos, mi capitán, están muy cerca y dañaríamos al buque. Acuérdese aquella vez...
- ¡Ay! me dan. Mándales con un cañonazo.
- Tres ¡ay!, dos, uno... ¡Fuego!
- ¿Les dimos?
- Sí, sí, veo al esquife hundiéndose tras el humo, mi capitán.
- ¡Uf! menos mal.
- ¡Han saltado, han saltado! Nadan hacia aquí, mi capitan.
- ¡Sinvergüenzas, terroristas... apresaaarlos!
- ¡Los hemos cogido, ya están amordazados! Pero, pero... , les tiembla la barriga como si aguantaran las risas, mi capitán.
- ¡Llevarlos al calabozo, pegarles hasta la tortura! Ahora sabrán quien ríe el último.
- ¡Mi capitán, mi capitán...!
- ¿Quée...?
- Los piratas, han escapado, han abierto un boquete en la cerradura, y, y...
- ¿Y...? porque estás acabando con mi paciencia, cabo.
- ...han dejado guiñoles con agujas clavadas, mi capitán.
-¿Guiñoles?
- Sí, muñecos de trapo vestidos de pescadores. También hay uno vestido de capitán de la marina con agujas clavadas en sus posaderas, con perdón, mi capitán.
- ¡Coño! ese soy yo.
- ¡Preparen los misiles, los cañones automáticos, las ametralladoras; perseguirles; destrozarlo todo: el mar, la costa, todo lo que se mueva...!
- ¿Y los atunes? mi capitán.
- Que se aparten los atunes.
- ¿Y a la Luna? mi capitán.
- A esa aún no, imbécil.
- ¡Fuego!
Texto: Dácil Martín