11 mayo, 2010

Indiferencia


Noto que tu voz tiembla cuando estoy a tu lado, no me miras a los ojos. No pretendo que me quieras, ni siquiera que te guste, ni que me soportes, simplemente que no se note tu desprecio, que tu titubeo no sea un síntoma de destrono, ni de superioridad.

Solo intento demostrar humildad, hacerme un hueco pero no en tu vida, en la vida... y tú formas parte de ella.

Aunque ahora no lo admitas te toqué en el pasado, te trasmití algo que te era desconocido, te ayudé a vivir de nuevo, a sentirte todavía alguien digno en tu castillo de naipes. Yo fui la que puso las manos en el barro y moldeó denuevo tu defecto.

No me tires al despojo de tu indiferencia, no me pisotees con tu acrecentado ego, no te escondas detrás de tu cortina de humo ignorando mi presencia.

No rompas la cuerda del que te ayudó, porque ya caminas solo, destrúyela cuando camines a mi lado, no cometas la injuria del soberbio, y admite que también fuiste humano.