21 mayo, 2010

Mens sucia in corpore sano


Tres por doce fondos; pecho de flexiones. Veinticinco por cuatro de apretar chicha contra chicha, hasta comprimirlas, hasta matarlas todo lo posible, que no se muevan las entrañas. Algo de sudor después. El tiempo embotado en esfuerzo físico; treinta minutos es suficiente. Ducha, higiene. Limpieza exterior que por dentro no hay tiempo. Preparados, listos, ya… yo también estoy listo para el juego de la superficie: hipocresía, sonrisa floja de mentira, falaces palabras ancladas a lenguas diplomáticas. Sí, con el sudor limpio, aunque las entrañas ahogadas. Yo también estoy listo, no me entusiasma la idea, pero si hay que pisar, se pisa fuerte… Comienza la carrera.
Texto: Jugador