27 agosto, 2010

¿En qué soñarán?


Me han dicho que los bebés sueñan mientras duermen en la tripa de su madre, pero en qué podrán soñar si todavía no conocen las luces del mundo. Quizá tengan sueños de color rojo, rojo sangre de mamá, sueños en cálida amniótica agua turbia. Abrir los ojos y mirar, ver borroso, oír latir dos corazones uno detrás de otro y después dormir sin pensar, sólo soñar. En qué soñarán.
Soñarán en lo que habrá detrás de la pared roja siguiendo lo que escuchan decir desde más allá, en cómo salir. Qué hay que hacer para salir y ver lo que imaginan al oír. Mamá sabrá. Ella lo sabe todo, ella nos llevará.
Soñarán el mundo en turbio rojizo, en sonidos atenuados y confusos, en desconocidos aromas antes de saber oler. Se imaginarán el exterior como la cálida y segura matriz, sin siquiera intuir que habrá que empezar por conseguir respirar nada más atravesar el canal de la libertad. La libertad ahoga al principio, luego no.
Soñarán deseos de vida plena sin imaginar que para ello, ya desde la primera estrechez, tendrán que ponerse a trabajar, subir y bajar, correr, volar, y no parar de amar. El primer reto, llorar, luego habrá que aprender a hablar.
En qué soñarán.
Texto: Ángeles Jiménez