26 noviembre, 2010

Cuentos de Euritmia



Según la Real Academia Española, calendario, término derivado del latín calendarĭum, es un sistema de representación del paso de los días, agrupados en unidades superiores, como semanas, meses, años, etc.
Propongo una definición alternativa: calendario, conjunto de doce relatos en los que la ciudad de Euritmia, su historia, sus calles y plazas, sus edificios y habitantes marcan el paso del tiempo.
Amando Carabias María crea un universo bien estructurado que toma cuerpo en la ciudad de Euritmia y en los personajes que la pueblan.
Cada mes tiene su historia, cada historia su propia voz y ritmo.
Con pulso firme, hace el retrato de una ciudad con pasado y presente, que se puede recorrer, donde se pueden encontrar personas de todos los estratos sociales y cataduras, con sus miserias y sus grandezas, con sus anhelos y decepciones, con sus logros y sueños.
Hemos podido pasear, de la mano de Amando, por la calle Imperial hasta la Plaza del Puente y admirar la Esbelta Dorada; hemos revivido la fundación de la ciudad, nos hemos helado de frío en invierno y necesitado sábanas de hilo para pasar el tórrido mes de julio; hemos asistido a asesinatos y reconciliaciones, a intrigas y sacrificios, a amores maduros y enamoramientos adolescentes.
A través de los numerosos personajes que pueblan Euritmia, Amando Carabias nos regala la abnegación de Beltrán, el Euritmitense, la curiosidad de detective amateur de don Melchor, el valor de Acela, la soledad de Tonino…
Mejor no sigo con la enumeración, mejor descubrir página a página la profundidad psicológica de cada personaje, la precisión de la lengua, la originalidad de las historias, la delicadeza con que es abordado cada episodio, el lirismo de algunos pasajes, la crudeza de otros.
Poder contar el paso del tiempo gracias a los Cuentos de Euritmia es un raro privilegio que debo agradecerte, Amando y que deseo compartir, en la medida de lo posible, con todos cuantos ruedan en esta Esfera.
Crítica: Ana Joyanes

16 comentarios:

  1. Magnífica crítica a un libro que, como bien dice Ana en sus palabras, hay que saborear paso a paso, no sólo hay que leerlo, hay que disfrutarlo, hay que empaparse del lenguaje que caracteriza a su escritor.
    Enhorabuena a ambos Amando por tu obra y a Ana por su crítica.

    ResponderEliminar
  2. Amanece en Segovia, o en Euritmia, igual me da. Todavía no son las ocho y media de la mañana de este sábado. Estoy dispuesto a que el frío gélido de este amanecer me deje aterido; escribiré, pues es fin de semana, por fin. Horas -sobre todo las matinales- para exprimirme el corazón. Me esperan frases o versos, me esperan fantasías o pesadillas, me esperan ilusiones y esfuerzo... Amanece digo, y me encuentro con este beso cálido (pues en eso se traduce esta crítica) y sé que será la carga de vitaminas, proteínas, glúcidos, azucares..., en fin los nutrientes que necesita mi espíritu para este fin de semana, para que el afán de esta tarea sea ilusión.
    No sé cómo agradecerte todas estas palabras, Ana. Si he conseguido con "Cuentos de Euritmia" todo lo que dices -cosa que no dudo-, es que mereció la pena.
    Un beso muy especial.

    ResponderEliminar
  3. Un beso muy especial también para ti, Amando.
    Y un achuchón para ti, Inma.

    ResponderEliminar
  4. Jolín, Ana, te me has adelantado. Si es que no puede ser...

    He arrancado ya la hoja seis de este calendario que se te cuelga, nada más abrir el libro, con una chicheta en el corazón. Pensaba escribir una crítica, de hecho la tengo hecha de lo que he leído hasta ahora, pero... ¿Qué más decir?

    Me gusta Euritmia porque es la vida misma. Porque la felicidad se puede encontrar en cada esquina aunque parezca que no pueda existir en un mundo tan cruel, a veces, tan injusto, otras, tan asombroso, las más. Un mundo pequeño, sencillo en apariencia, que está conecado por hilos de araña casi imperceptibles, pero que si uno tiembla, tiemblan todos. Es un mundo tan especial como cualquier saga fantástica que se os pueda ocurrir, pero sin necesidad de irse tan lejos.

    Siempre de la mano de la delicadeza y la exactitud verbal, del regodeo en la palabra y en su sonido que reverbera en la mente del lector como si acabara de descubrir un nuevo significado (he de decir que eso me ha sucedido literalmente en varias ocasiones).

    Que me tengo que callar pues no aporto nada nuevo. Que hay que leer a Amando y su universo que es el de todos.

    Ojalá todos los días fueran fin de semana para que pudieras dedicarte a escribir, querido maestro.

    Gracias por Euritmia.

    Un beso,

    Anabel

    ResponderEliminar
  5. Ana, me ha encantado tu crónica de Cuentos de Euritmia. Ni el propio escribidor, por ser su obra, lo hubiera dicho mejor. Cada mes es una sorpresa: estilos diferentes, épocas distintas, ternura, crueldad, historia, intriga, de todo a lo que nos tiene acostumbrado Amando. Pero en todo el calendario, prima su literatura, sus palabras desgranadas con facilidad pasmosa, su dedicación. Ya le conocemos, esos cuentos, sus cuentos, son Amando en Euritmia.
    Anabel, tu crítica nos aportará también a todos.
    Besos de sur para todos los que hemos podido pasear doce meses por Euritmia y uno muy grande para las tres A. Ana, Anabel y a Amando, por la parte que le toca.

    ResponderEliminar
  6. Pero es que yo ya tenía leído el libro cuando nos vimos en Zaragoza, Anabel, así que malo sería que no me hubiera adelantado. Yo diría que me he retrasado incluso demasiado, pero tengo atenuantes, palabra.
    Con tus palabras aportas nuevos matices a esas sensaciones que despiertan los Cuentos de Eurtitmia, así que podemos decir que tenemos una crítica compartida.
    Un besazo, amiga.
    Muchas gracias, Isolda, por apreciar mi crítica y por tus besos sureños. Es un placer pasear contigo.
    Más besos

    ResponderEliminar
  7. Yo no he terminado el libro, pero lo llevo muy avanzado. No voy a añadir nada nuevo, pero en resumen y para ser breve: Amando es un excelso escritor, un mago del vocabulario, un sabio erudito, ameno y genial. Pura admiración he sentido en cada párrafo y algún ramalazo de envidia.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenidos todos al selecto club de lectores de "Cuentos de Euritmia"...Cuando lo leí se lo comenté al amigo Amando, pero se me olvidó preguntarle que si hubiera tenido un hijo le hubiera puesto Sistán, jejeje… ¿dónde rebuscará esos nombres? El libro es una joya como tu crónica Ana.

    Un beso para ti y un abrazo para el croniqueado.

    ResponderEliminar
  9. Ana J. gracias por tu crítica. Gracias por tus apuntes y gracias por motivarme a buscar un pasaje para subirme en Euritmia. Lo tengo pendiente, pues, imagino que como a todos, se nos agolpan los textos que nos gustaría leer y últimamente esta afición se me está apagando un poco. Tras los comentarios leídos se me enciende la llama y apagaré la vela de las tres novelas que tengo a media, pues no me están alumbrando mucho.

    ResponderEliminar
  10. Muchas, muchas gracias, Flamenco. Y un beso.
    FranCo, no te va a defraudar ese trayecto por el corazón de Euritmia y te adelanto que, como un buen vino, necesitarás poner todos tus sentidos para degustar un plato tan refinado como este. Sé que aprecias un buen caldo y sé que te gustarán los Cuentos de Euritmia.

    ResponderEliminar
  11. Confieso que aún no lo he terminado, y que tengo más de una lectura pendiente que intercalo en los escasos momentos de tregua. Pero también es cierto que no hace falta beberte una botella para concluir que se trata de un buen vino. Su denominación de origen es indudable, un buen vino con cuerpo, de esos castellanos donde la palabra lo es con todas sus letras y su sabor se pega al paladar para siempre. Euritmia o Segovia, como Amando reconoce, es todo un canto a un lugar, o si preferimos a sus gentes, un lugar que se ama y hace sufrir, un lugar que se odia hasta volverse inolvidable. Sin duda es una obra de arte con muchas esencias por descubrir, como ha hecho magistralmente nuestra Ana J.

    ResponderEliminar
  12. No soy el autor del artículo y por tanto quizá no me corresponda este comentario. Seguro que Ana me sabrá perdonar.
    No soy el autor, digo, y sin embargo es uno de mis hijos el destinatario, y ello me hace estar especialmente emocionado y contento por vuestros comentarios. Casi más atento que si hubiera sido un texto escrito por mí.
    Muchas gracias a todos por vuestras palabras.
    Por lo que veo todos los comentaristas, salvo FranCo, habéis 'aguantado' en su totalidad o en parte el contenido del libro y eso hace más sencillo explicar lo que quiero decir.
    Este libro cuando nació, no iba a ser un libro. Primero nació un relato -si no me equivoco el del mes de agosto "Tonino el gestos"-. Luego llegó el invierno y con él el cuento de navidad, "El cartero Zaldívar". Y luego llegó la idea. Y la idea fue crear una ciudad en la que podrían suceder algunas de mis historias. Y como soy muy malo dibujando, se me ocurrió escribir sobre ella...
    En fin que así se gestó este libro.

    Inma: Sé, porque me lo has dicho, que el libro te ha gustado mucho y eso es una fuente de satisfacción para mí.

    Anabel: también ha sido hermosísima tu reseña, más por venir de quien viene. Si has llegado hasta junio y te has leído la historia de Acela, la fundadora de Euritmia, mucho has avanzado, teniendo en cuenta lo copado que tenemos el tiempo. Tus Historias de sujetadores necesitan que les dé un empujón, pero no encuentro la manera, y no será por la extensión. Desde luego no tengo disculpa.

    Isolda: Como siempre tiendes a ponderarme en exceso y aunque me ruborice, también se agradece, porque a nadie le amarga un dulce. Hablas de diferentes estilos. Ese fue parte del reto de la obra. Supongo que con unos acerté más que con otros, pero el intento es muy consciente.

    PilarA: Muchas gracias por esas palabras que sé son muy sentidas. Yo, sin embargo, si me acabé Hueles a sándalo" y espero que antes de que acabe el año encuentre un hueco para hacer lo que se merece.

    Flamenco: Los nombres de los personajes -sobre todo los principales- me parecen trascendentales a la hora de escribir un relato. Contar de donde los saco -algunos por lo menos- sería tan largo que aquí ya no hay espacio. Sólo te diré que tengo una lista con casi todo el santoral latino, que fui construyendo día a día copiando (y ordenando alfabéticamente) gracias a un calendario con el santoral.

    FranCo: Sé que te leerás el libro en cuanto el tiempo te lo permita :(.
    En serio ahora, espero que te guste, y lo disfrutes, al menos algunas de sus historias.

    Marcos: Ojalá este libro fuera la mitad de sabroso que un buen Ribera de Duero acompañado de un buen jamón serrano ibérico o un queso curado. Ojalá.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Marcos. Me alegra que te haya gustado la crítica. El libro te gustará muchísimo más, cuando lo termines de saborear.
    Amando, no faltaría más que no tuvieras libertad para escribir lo que te apetezca: para eso es tu libro. Y aunque no lo fuera...
    Besos a los dos

    ResponderEliminar
  14. Cuando a la vuelta del viaje a Zaragoza íbamos en la Mercedes púrpura, oí embelesada tus comentario sobre la ciudad de Euritmia. Ahora esa mismas palabras están escritas, y la emoción también. Es un libro que deliciosamente me han dedicado por dos frentes, por el tuyo Ana, y por su autor, Amando. No veo la hora introducirme y caminar por ese lugar.

    Gracias a los dos.

    ResponderEliminar
  15. catherine2/12/10 3:27

    Sölo añadir que vale la pena caminar por Euritmia, en el libro y en la ciudad, en Euritmia con Amando y en Segovia con Amando también.
    Gracias Ana e Anabel y a todos los comentaristas también por tantos buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
  16. No te sentirás defraudada, Dácil, ya o verás. Todo lo contrario.
    Gracias a ti, Catherine. Por cierto, ¿sabes que el otro día me llegó un correo que tenía por título "Époustouflant"? De entrada pensé que había sido cosa tuya, pero no. Aunque me sirvió para recordarte.
    Un abrazo muy fuerte a las dos

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir con tus comentarios y tu punto de vista.

Los componentes de La Esfera te saludan y esperan verte a menudo por aquí.

Ésta es tu casa.