15 diciembre, 2010

El niño del pesebre (romance para la Navidad) (1999-2000)

Que este Niño del pesebre
ilumine nuestra vida.


Que este Niño del pesebre
acompañe la rutina
de las plomizas jornadas
y de los felices días.


Que este Niño del pesebre,
con sus manos extendidas,
y sus ojos soleados
empuje nuestra sonrisa,
eternamente a los labios
y que a ellos quede prendida:
raíz en la buena tierra
señal de la luz divina.


Que este Niño del pesebre
que en esta noche tirita,
envíe a los corazones
la ígnea llama que crepita
para siempre en el amor
y en la entrega sin medida.


Divina voz del silencio
desde la profunda sima
del olvido de los tuyos
danos tu luz infinita.


Que este Niño del pesebre
sea la blanca semilla
arrojada a nuestra tierra
para que crezca sin prisa,
pero continua y callada,
la flor humilde y sencilla
la flor de pétalos blancos
la hermosa flor de la vida.


Que este Niño del pesebre
a vuestra casa bendiga.