14 diciembre, 2010

Morito




Morito, subido en la tapia del jardín, hacía sonar su cascabel dorado en cuanto me veía aparecer con el uniforme azul y los libros bajo el brazo.