20 diciembre, 2010

¡Qué quiere ser poeta!

Hermana corre, ¡Ay lo que ha sucedido!
¿Qué ha ocurrido sangre mía?
El niño, mi niño ha hablado
¿Qué ha dicho Nieves? ¿Que ha nombrado?
Ningún nombre dijo, solamente ha gritado:
¡Mi vida es la poesía!
Hermana, yo pensaba que era la medicina
¡Ay que Dios se apiade de su alma!
¡Ay pobre, que pueda llevarse
alimento a sus labios!
¿No tiene miedo? ¡Dime alma inquieta!
¡Ay pobre de mi niño,
que quiere ser poeta!

Texto: Jose Durken