09 enero, 2011

Esencia

Miro el mundo a mi alrededor. Observo, toco, huelo, siento. Cato los sabores. Miro los colores. Palpo texturas lisas, rugosas. Siento lo que pasa a mi alrededor. Oigo sonidos que apenas se oyen. Todo lo mezclo, todo lo transformo y de todo extraigo la esencia, pensada para ti que me miras, que me oyes, que me buscas en mi obra.

La esencia la mezclo con mi pasado y mi presente. Con mi risa y mi tristeza. Con mi soledad. Con mis éxitos y mis fracasos. Con mis miedos y mis prejuicios. Con mi familia y mis amigos. Con tu mundo y con el mío. Con mis anhelos. ¡Qué texturas, colores, movimientos, sonidos o textos se pueden crear!. ¡Son miles los matices!. Todos para ti que esperas ansiosamente a recibirlos de mi para colmar tus sentidos.

Mi realidad toma forma y crece en mi interior hasta que ya no cabe dentro de mi y justo en ese momento, te la doy como un regalo, que se que esperas. Cuando eso ocurre me quedo aquí, agazapado, solo, esperando tu sonrisa, tu aprobación, tu aplauso. Y cuando lo consigo, me siento lleno de felicidad y vacío por dentro. Te lo he dado todo, absolutamente todo, para volver a empezar de nuevo. Desde el principio.

¿Y me preguntas por qué soy artista?. Soy artista porque estás ahí, impaciente, esperando mi regalo otra vez. Y eso, querido amigo, me hace inmensamente feliz.

Texto: Miguel Ángel Brito