04 marzo, 2011

Ojos de vendedora


Te vi en el autobús, el niño pegado a la cintura y en la mano derecha una ristra multicolor de collares baratos que ofrecías por poco dinero a la gente que quedaba atrapada en tus ojos: en esa mirada de patera suplicante, enorme, oscura y triste. Los ojos de tu hijo te buscaban alegres, anhelando a la madre que le ignora a la hora de ganar el jornal; sin angustia porque sabe que en unos minutos, tendrás para él, la mirada más dulce y risueña.
Texto e imagen: Ángeles Hernández Encinas