18 marzo, 2011

Quijotes de la noche

Qué es la vida sin fiestas?. De tasca en tasca, de posada en posada. Bucólica noche de jueves. Beber infinitas jarras de vino; liviandad. Damas y escuderos, doncellas y caballeros. La noche estrafalaria que se ríe con nosotros: surcar el cielo a lomos de un Rocinante alado, galopar jumentos, batallar con molinos aspados, platicar con gigantes, hostilizar con caballeros, divagar hermosas moriscas, cortejar Dulcineas, cortar el mar en galeras... Licenciados en sueños, insumisos de la realidad, opositando a quimeras. Dilatando la oscuridad mas allá del alba. Muchas y grandes cosas. Cosas que atañen ya fatigados, menudeando risas, concursando a resaca, primer premio en borracheras, sólo zarandajas, rebuznos, silbos y rugidos. Música celestial. Más vino. Cruzar el cielo en este bergantín de ! las estrellas; testando ilusiones. ¿Andanzas? ¡Qué ruindad! ¿Cómo ser hidalgo sin amor de lozana? Cataplasmas de botica. Desazón. El crepúsculo que anuncia un nuevo día. Sube la marea, oleaje. ¿Espejismos? Sólo sueño…Después del largo invierno siempre llega la primavera.

Texto: Xavier Blanco Luque