24 mayo, 2011

Como puñal o beso


Mis versos, como lirios de la aurora,
transitan por el quicio del silencio
mientras esperan surcos
donde depositar sus besos cálidos.

Porque son estos versos miradas sin pupilas,
donde no está mi voz,
sino vuestros gemidos
viajando en vuestras lágrimas de sangre:
verdadero sendero de esta especie,
quien pretende volar a las estrellas,
aunque hiede el planeta
a osarios sin entierro.

¿Cómo levantarán mis versos vuelos
que den a Dios alcance,
o busquen las estrellas,
o indaguen el misterio de lo humano,
o propongan carcasas de bellezas,
si estalla un alarido en el planeta
a punto de alcanzar el estertor
previo al final, silencio irreparable…?

¿Cómo levantarán mis versos vuelos,
si el hambre es tempestad sobre mis dedos,
si la guerra, huracán en mi horizonte,
si el abuso es tornado de mis sueños,
o si es un terremoto que no cesa
el maltrato de cuerpos y de mentes,
o si es como un incendio
mirar ojos de niños sin escuelas?

¿Cómo levantarán mis letras vuelos
que den a Dios alcance,
o busquen las estrellas,
o indaguen el misterio de lo humano,
o propongan carcasas de bellezas…?

Decídmelo vosotros, y si no halláis respuesta,
empuñad estos versos,
alzadlos en la noche,
como bandera al viento
sin colores ni patria,
como cristal o lágrima,
como improperio o salmo,
como puñal o beso…