03 mayo, 2011

Sueños y ensueños


Me fijé en él, sentado en la mesa de al lado. Daba pequeños sorbos a una copa de tinto aromático que acompañaba con media ración de buen jamón. Un perfume pasó a nuestro lado taconeando elegante y altivo sin reparar en nosotros. Él siguió su olor, olfateando hasta extraer la última gota de esencia deseando atraparla entre sus manos y sentir su tacto. Cuando se alejó del lugar, él arqueó las cejas y suspiró mientras sonreía. Bebió otro sorbo de la copa, que paladeó con deleite. El sabor del vino y el aroma recién atrapado, seguro que formaban una excitante mezcla
en la que recrearse. Incluso, quién sabe si la ensoñación de una experiencia en la que seguir jugando en la noche. Pidió la cuenta. Dejó una buena propina y se levantó. Tomó su bastón y se dirigió golpeteando los adoquines en dirección al paso de peatones a esperar que el piar del semáforo le indicara que podía cruzar. Yo me quedé sentado en la mesa un instante más recordando la espectacular  mujer que había pasado a nuestro lado. No recordaba su olor, sino sus piernas esbeltas y el pelo castaño y ondulado. Oí el piar verde del semáforo, volví la vista hacia él y lo vi desaparecer calle arriba. De camino a casa, no podía dejar de pensar: ¿en qué soñarán los que no pueden ver?, ¿en qué soñarán?