07 octubre, 2011

Inventario

Atavíos  del viento,
aplastante certeza de la aurora,
inventario infinito de unicornios
y gemas de cristal sobre la noche.
Hay un añejo rumor entre las piedras,
una sutil presencia de infinitos
y un cordel con memoria atado a todo.
También una proclama
y un libro desgastado de tanta permanencia.
Las huellas de dos hijos que no nos pertenecen,
unas alas  que aún vuelan,
un estado intermedio entre el azul y el verde
y esta isla,
esta isla de caminos sin nombre y de manos abiertas,
de árboles de agua y murmullos de hierba.
Esto es lo que nos queda.
Nada más, nada menos.

©Isabel Expósito Morales