17 diciembre, 2011

Érase una oposición

No puedo entender por qué en toda oposición tienen que poner ejercicios de redacción. Y, ¡anda que en ésta nos lo han puesto fácil!, la madre que los p..., pues no van y la titulan: “La Otra Navidad”
Vamos a ver, ¿y qué me invento yo aquí? Que la Virgen y San José viajaban en motocarro o mejor en un Ave, no se qué les gustará más, porque si lo titulan como lo titulan es que no quieren que hablemos de una Navidad convencional. Y, digo yo, ¿cabe hablar del Niño Jesús? Pues lo mismo no. Por imaginar podemos imaginar que el Niño Jesús, en lugar de nacer en Belén, nació en Alcázar de San Juan; pongo por caso, que ya es echarle imaginación al tema.
Si ponemos que nació en La Mancha, se acabaron los polvorones, el champán y hasta el Cava,¡oído Cataluña!
Claro, ya no es época, se le pasó el arroz a Bibiana, porque si no igual en vez de un Niño Jesús, nacía una Niña Jesusa, ¡toma ya igualdad!
Con estas ideas si que se arma un buen Belén, pero lo mismo los del Tribunal...;no, del Constitucional no hablo, me refiero al de la Oposición, supongo que algo tendrán que decir, no les gustará, eso seguro, pero no me negarán que les estoy hablando de Otra Navidad: Alcázar de San Juan por Belén, sin polvorones, champán, ni cava a cambio de unos chupitos de Valdepeñas, Chusa por Niño Jesús...
¡Jo, pues no se que más cambios quieren!
Autor: Antonio Tormo Abad
Más relatos de Navidad aquí