17 diciembre, 2011

Noche de paz

La mesa bien adornada; como a ti te gusta, mamá. El árbol iluminado y con los regalos preparados; como les gusta a los pequeños. La TV encendida a bajo volumen; como te gusta a ti, papá. Hermanos con sus respectivas parejas bien emparejados, esta vez sin discusiones. Y... ¡vaya! con el insistente tilín de la puerta rompiendo la quietud de una Nochebuena perfecta. Pero vosotros no os preocupéis, está todo controlado. Nadie nos amargará la cena. Este año por fin tendremos una auténtica noche de paz. Voy a abrir la puerta antes de que despierte al vecindario.
-Buenas noches señora -umm qué hedor tan fuerte-, lamentamos informarle de que han profanado el panteón de su familia…
Texto: Mariluz González Hidalgo
Más relatos de Navidad aquí