18 diciembre, 2011

Navidades de libro

Desde que recuerdo he recibido y regalado libros cada día de Reyes. Por eso, y porque creo que un libro puede ser uno de los mejores y más personales regalos que existen, os traigo unas cuantas sugerencias. Comienzo con un par de títulos "no literarios":

Y el cerebro creó al hombre. El último libro de Damasio; interesante, ameno, con sentido del humor. Una auténtica gozada para quienes les interese aprender sobre el funcionamiento del cerebro o sobre que es lo que nos hace personas.

Los Hermanos Himmler. Historia de una familia alemana, de Katrim Himmler. Editado por Libros del Silencio, lo leí este verano y me fascinó. Una de las mejores lecturas que he hecho este año.

Entre tanta lectura seria está bien intercalar alguna algo más frívola. Nada mejor que
Signatura 400, de Sophie Divry, publicado por Blackie Books, con una portada –como todas las de esta editorial- que llama la atención.
Bajo su aparente ligereza esconde mucho sobre lo que reflexionar. Para amantes de los libros y las bibliotecas.

El arte de desgranar alubias, de Wieslaw Mysliwski, publicado por 451 editores. Recién salido del horno; me habló de él mi librera y por lo que pude ver, parece prometedor. Está en mi carta para los Reyes Magos.

Otro que no he leído pero que me llamó la atención es Palabras Moribundas, por Alex Grijelmo y Pilar García Mouton. Este libro surgió a partir de una sección dentro del programa En días como hoy, que se emite los fines de semana en Radio 1. Ya he pensado en alguien a quien podría regalárselo.

Un autor que descubrí este verano y que me ha seducido por completo es Dezső Kosztolányi con Anna la dulce. Una auténtica delicia y un autor sobre el que también me gustaría poder hablaros. No puedo pensar en él sin que me venga a la mente otra de mis lecturas de verano, La puerta, de Magda Szabó. Como en el anterior, trata sobre la relación que se establece entre una señora y su criada; sin embargo, son completamente distintos. Cualquiera de ellos os hará disfrutar.
Crematorio, de Rafael Chirbes. Descubrí a este autor por accidente y me gustó tanto lo que leí -Por cuenta propia, una serie de artículos sobre la literatura y la escritura- que decidí seguir haciéndolo. Lo llamo "el escritor transparente" ya que a pesar de su calidad y trayectoria su nombre apenas suena.

Uno de mis libros favoritos es El misterioso caso del doctor Jekyll y Mister Hyde, de Stevenson. Pensaba haberlo releído este verano para luego hablaros de él pero, como suele suceder, otros títulos se colaron. Tenéis muchas opciones: desde la edición de Valdemar (cuya portada me gusta tan poco como la de mi ejemplar de El retrato de Dorian Gray)  a la versión ilustrada que Nórdica libros publicó el año pasado pasando por los Cuentos Completos –existe edición de bolsillo.

Tengo que incluir otras dos recomendaciones. Drácula, de Bram Stoker, un clásico de la literatura gótica y que sigue estando plenamente vigente. Hablé de él en Delibroenlibro.

Cinco horas con Mario, lo he releído hace muy poco, con motivo de la obra de teatro y os lo recomiendo vivamente. Espero hablaros sobre él dentro de poco.

Están además CASI todos los libros de los que os he hablado durante este año que llevo ya rodando en esta Esfera.

En condiciones normales terminaría esta entrada deseándoos una Feliz Navidad, pero después de leer algunos de los relatos publicados no me atrevo; me conformaré con un ¡Hasta pronto y felices lecturas!