04 diciembre, 2011

Una noche como otra cualquiera

Evaristo vivía solo desde que había fallecido su madre. Era un hombre metódico, amante del silencio y concentrado en su trabajo. Y gris como los trajes que le acompañaban a diario a la oficina donde ejercía de contable. Jamás se permitía un capricho y nunca se saltaba las normas de su gris existencia.
Aquella noche cuando regresaba a casa, su rutina se vio trastocada al sentirse asediado por tres niños pequeños, que armados de zambombas, panderetas y matracas le deseaban una feliz Nochebuena. No supo cómo reaccionar e intentó huir a grandes zancadas de semejante bullicio diabólico. Pero los críos lo siguieron por el descampado que le separaba de la finca de pisos donde vivía. Era una zona de futura construcción, Corea, la llamaban. La conocía bien y no solía pasar por allí, la evitaba para no ensuciarse de tierra los zapatos. 
Evaristo, solo de nuevo, abrió la puerta de su casa, sacó lustre a su calzado, cepilló su traje gris, y se lavó las manos como otra noche cualquiera; aunque seguía oyendo en su interior el griterío de los pequeños desde lo hondo del pozo.
Texto: Magdalena Carrillo Puig
Más relatos de Navidad aquí