06 febrero, 2012

Y te menciono...


Porque cuando te menciono es como arrojar un verbo.
Yo tan solo sé plantar en los renglones desequilibrados del insomnio,
en esas costas de jaspe que saben que el oleaje aguantara hasta el amanecer, para confeccionar armonías del recuerdo.
Está despojada, como la noche, la palabra y herida la hondura de mi pecho. -Carece de importancia que al páramo le siembren césped y esperanzas.
Has fecundado un respiro, como yo un poema, una mirada o un gemido vertical, un océano de ternura por cada vena.
Continuo buscando ese confín ígneo, esa reverberación silenciosa y de ofrendas.
Y te menciono, porque cuando te nombro
eres la obra más hermosa y anhelada.

Texto: Michel Manuel Canet 
Narración: La Voz Silenciosa