30 marzo, 2012

Arrugas

Título: Arrugas
Autor: Paco Rocas
Editorial: Astiberri

ISBN: 978-84-96815-39-1
Páginas: 104
Precio: 15 €
No soy lectora de comics, si dejamos de lado los “tebeos” de la infancia (el mítico Ibáñez) o las historias de Tintín y Asterix. De vez en cuando he leído alguno que otro que le cogía prestado a mi ahijado, lector y coleccionista, que sabe mucho sobre ello como dejó patente aquí.
Con el cómic sucede lo mismo que con las películas de dibujos animados; anteriormente dirigidos a un público infantil han dado el salto al sector adulto, lo que conllevó un cambio de denominación -ahora hablamos de novela gráfica y películas de animación.
Fruto de este salto ha sido también los temas que se abordan en las novelas gráficas- si anteriormente eran sobre todo series protagonizadas por personajes, muchas veces superhéroes- ahora tenemos obras pensadas individualmente y que tratan temas actuales. Es el caso de Arrugas, de Paco Roca; publicada en Francia en 2007 y dos años después en España, que ha vuelto a cobrar actualidad con su adaptación al cine.
Me había llamado la atención cuando leí la reseña que escribió sobre él
Bitácora de mis lecturas pero luego, con tantos libros incorporándose a mi plan infinito, quedó un poco en el olvido. Hace poco fui a una de mis bibliotecas a devolver un libro y allí estaba él sobre el mostrador, como si hubiera esperado a que yo llegara. No pude resistirme y me lo llevé.
Ya os he dicho que no soy entendida en comics así que no puedo hablar sobre a que corriente de dibujo pertenece o si tiene influencia de tal o cual autor. La parte gráfica me recordó a Hergé lo que, dados mis escasos conocimientos en la materia, no significa nada. En cuanto a la historia en sí, habla sobre el tema del Alzheimer y la vejez. Lo hace a través de Emilio, antiguo ejecutivo bancario al que su familia ingresa en una residencia. Allí descubrirá queenfermedad padece y tratará por todos los medios de no subir al “piso de los asistidos”, donde están los que no pueden valerse por si mismos.
La historia está contada con cierto humor y mucho cariño, lo que no impide que resulte dura. Su lectura te deja una sensación de tristeza porque ¿quién no tiene un caso más o menos cercano? Pero también tiene momentos en que te hace esbozar una sonrisa. Merece la pena leerla, no solo por tratar un tema tan grave sin alarmismos ni demagogias sino también por disfrutar del dibujo (que contribuye tanto como las palabras a contar la historia).
Tengo la sensación de que este comentario no le hace justicia a Arrugas pero de verdad os recomiendo su lectura. Estoy por apostar que también la película merece la pena.