10 mayo, 2012

Gambito de Rey


─¿Por qué pierdes una pieza nada más empezar la partida?
─Estrategias del juego, sacrificas el peón para ganar una mejor posición de ataque.
Lo veía pensar tras sus cristales gruesos, escondido entre las piezas e imbuido del tablero, con el vaso de güisqui medio lleno y el humo de pipa endulzando el ambiente.
Pasaba tanto tiempo escuchando su silencio que me perdía intentando descifrar su mente de estratega, sin entender las reglas del juego.
Nadie como él para darle la vuelta a las historias y salir victorioso de cada enfrentamiento.
El rey tiene que estar bien protegido, salvarlo con inteligencia, sin confesar los secretos de una alcoba blindada.
Sólo jugabas tú, no me dejaste que entendiera porqué el caballo se saltaba una casilla, porqué los peones solo daban un paso y la dama dominaba el tablero.
Ahora tengo tu caja rota entre mis manos, con las piezas de madera gastadas por tantos roces, con el olor de tus dedos desdibujando el contorno y con la certeza de que nunca podré terminar una partida que jamás comencé.
Texto: Inma Vinuesa

Narración: La Voz Silenciosa