08 agosto, 2012

Anabel Consejo: "Todo es relativo, nada hay seguro, todo es variable"

ENTREVISTA
La Esfera tiene rostro, seguimos publicando la serie de entrevistas que permitirán conocer mejor a sus integrantes. Turno para La Cuentista, la poeta, la narradora, la agitadora del erotismo, la promotora cultural...


Antonio Guerrero. La cuentista de Hamelin es un blog muy interesante que he tenido la suerte de leer. Allí hay una teoría de la relatividad bastante atractiva "Dios mediante o, mejor dicho, Einstein mediante" ¿De verdad crees que el tiempo es relativo? ¿No será que los relativos somos nosotros

Anabel Consejo Pano. Hay dos temas científicos que me fascinan: la teoría de la relatividad y el principio de incertidumbre. La teoría cuántica también ejerce sobre mí una gran atracción. No soy científica, mis conocimientos en este campo son escasos y, probablemente, equívocos, pero son una gran fuente de inspiración para mí y una demostración palpable de la nimiedad del ser humano y de lo variable e inseguro que es lo que nosotros denominamos realidad. Todo es relativo, nada hay seguro, todo es variable.

A.G. He apreciado que has publicado un libro: "Historias de Sujetadores". A simple vista
me parece que debe desbordar cuasualidades, curiosidades y sensualidades. ¿Es precisamente por eso un libro que refleja tu microcosmos personal o es un tratado heterodoxo del comportamiento humano?

A.C.P. Por Dios, nada más lejos que hacer un tratado heterodoxo (ni ortodoxo) sobre nada. “Historias de Sujetadores” es una recopilación de relatos con protagonistas femeninas. Historias contadas desde la realidad cotidiana, tan reales y relativas como la propia teoría que antes nombrábamos. Sólo aspira a contar historias.

A.G. Siempre que pregunto por la diferencia entre literatura femenina y la literatura hecha por mujeres me responden lo mismo: la literatura femenina no existe, pero si la hecha por mujeres. No obstante me queda un tufillo zurdo en mi interior. Geneticamente tanto la mujer como el hombre tienen un cerebro distinto y por ende una particular manera de ver el mundo. Lejos de errores como el machismo y el mujerismo (bendito sea el feminismo), si te quisiera preguntar la diferencia entre el relato erótico masculino y el femenino.

A.C.P. Desconozco completamente la diferencia. Es más, no me preocupa. A mí lo que me interesa cuando leo un libro es que me llegue, que me comunique, que me haga sentir parte de cada una de sus hojas y pienso que, al resto de lectores, les sucede más o menos lo mismo. Me da igual si lo ha escrito un hombre o una mujer. Un relato erótico lo es independientemente de quién lo haya escrito. Yo no escribo para mujeres, de hecho nunca me he sentado a escribir pensando en, lo que Umberto Eco denominaría, “lector modelo”. Sé que mi libro parece tener cierto tufillo feminista, eso depende de cada lector, de cómo se asoma a los relatos y cómo los interpreta. A mí este tufillo no me molesta en absoluto, pero no es cierto, al menos, yo no he tenido intención de dotar a mi libro de esa tendencia. De hecho, creo que trato tanto a mujeres como a hombres desde un mismo nivel. Y es, entre otras razones, por las que estoy acabando “Historias en Calzoncillos”, donde los protagonistas serán masculinos.

A.G. Pero hay más obras en tu haber, en este caso antologías. ¿Por qué no nos hablas de ellas y de camino nos cuentas tu biografía?

Componentes asociación 3d3,
compuesta por Pilar Aguarón,
José Antonio Prades y Anabel Consejo
A.C.P. A parte de “Historias de Sujetadores”, he escrito 3 libros más, todos colectivos. Con mi asociación 3d3 Escritores han surgidos dos libros: “Tres de Tres. Relatos I”, 2010 y “Tintas Distintas. Relatos II”, 2011, editorial La Fragua del Trovador. 3d3 es una asociación cultural sin ánimo de lucro formada por José Antonio Prades Villanueva, Pilar Aguarón Ezpeleta y una servidora. Nos juntamos con la intención de promover la prosa, sobre todo, los relatos breves. En estos dos libros, a partir de diferentes maneras de inspirarnos, publicamos relatos de cada uno de nosotros y algunos elaborados entre los tres. También, celebramos el recital de Narrativa Breve “SéBreve”, que ya va por la tercera edición, donde invitamos a narradores a que compartan con nosotros sus relatos breves en una sesión maratoniana que se celebra en el Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter de Zaragoza. Esta tercera edición se llevará a cabo el 20 de octubre. Mi tercer libro, que he dejado en último lugar no por menos importante, es “Oscurece en Edimburgo”, que no es una antología, sino una novela escrita a 7 manos de la que, me parece, me vas a seguir preguntando.

A.G. Al llegar a "Oscurece en Edimburgo" nos detendremos un poco. Nárranos tu experiencia personal en el proceso creativo. Como un compañero tuyo ha dicho ¿ha sido una experiencia similar a gran hermano?

Autores de la novela
"Oscurece en Edimburgo"
A.C.P. Fue un proceso creativo complicado. No me gustaría repetir lo mismo que mis compañeros han dicho, pero escribir sin saber qué ha sido lo último que ha sucedido en el capítulo anterior y tener menos de una semana de tiempo para continuar la novela es un poco estresante. Para mí lo fue porque además se me juntó con un momento personal complicado. He de confesar que estuve a punto de dejarlo, pero pensé que era un proyecto interesante y que mis compañeros no se lo merecían. Hice todo lo posible, pero quienes realmente llevaron el peso de la novela fueron los otros 6 escritores. Yo hice lo que pude. Sí, fue un “gran hermano”. La gestación de la novela se hizo en vivo y en directo, incluso los seguidores del blog (donde se publicaba fielmente cada avance de la novela) podían opinar. Recuerdo que, en más de una ocasión, se cambiaron cosas de algún capítulo a raíz de algún comentario.

A.G. Y al final de todo estaba la totalidad o tal vez la nada; quizás el abismo en la mirada... qué diría Nietzsche. En nuestro caso al final del camino estaba la Esfera Cultural. ¿Cómo ha sido tu encuentro con la revista? ¿Y cómo ha influido en tu literatura?

A.C.P. Mi encuentro con la revista fue casual, como casi todo en la vida, y a través del blog. A partir de allí, surgió la novela “Oscurece en Edimburgo” y mis participaciones en la revista. La revista es un escaparate, un balcón desde donde te puedes asomar ver la obra de muchos escritores e ilustradores. Si a alguien hay que agradecerle que la revista continúe es a Francisco Concepción y a Ana Joyanes. Sin su esfuerzo, tesón y dedicación, la revista no se podría llevar a cabo.

A.G. Como imaginas te propongo una definición: "La mirada zurda". Y hasta otra..... "Historias zurdas de sujetadores".

A.C.P. A mí siempre me fascinaron las personas zurdas. De pequeña sufrí un accidente de tráfico y me tuvieron que enyesar la mano derecha. Hubo unos meses que escribí con la izquierda, pero, cuando me quitaron el yeso, no tuve la fuerza de voluntad de seguir escribiendo “desde la izquierda”, así que no realicé uno de mis sueños: ser ambidiestra. Siempre me ha gustado la izquierda, en todos los aspectos de la vida. No sé si eso es bueno o, a estas alturas de la vida, es un defecto que se mantiene con cierta condescendencia. Pero lo cierto es que el corazón está allí: en la esquina zurda. Esto no es una definición, ¿verdad?