23 octubre, 2011

Un reto (22) Paloma Bermejo Sanz

El eco de la palabra del anfitrión atraviesa la sala,
como el ruido del punzón en la pared al colgarlo.
Sonriente, el público se arremolina en torno al cuadro:
obra maestra, dicen.
Tras el cristal el autor evoca un artificial ambiente, la lámpara ilumina
sobre el piano negro, la solitaria maceta junto a la que yace
la codorniz envuelta en roja sangre.
Alzo mi voz para opinar, sin prejuicio, sobre lo que observo
y provoco sin pudor que irrumpa en la estancia
un marmóreo silencio.

Texto: Paloma Bermejo Sanz
retos aquí