30 marzo, 2013

Las zánganas


Viva las niñas guapas y los hermanos que se las presentaban.” Como contraseña sabemos que es complicada pero así nos aseguramos de que solo asistan las verdaderas interesadas. Una a una empiezan a llegar, todas con la lección bien aprendida y deseosas de lanzarse al asfalto. Después de repasar los rituales de iniciación, les recuerdo que para la obtención del éxito con sus clientes lo más importante es la expresión corporal. ¡Creo qué lo he conseguido! Mis chicas ya están preparadas para salir a la calle y venderse. “Vamos abejas, cojan las galletas y repártanlas como las sonrisas.”

Texto: Érika González Leandro

Narración: La Voz Silenciosa