29 abril, 2013

Roberto Bolaño: El escritor de Extranjilandia

escritor, tabaco, fumando, gafas
El escritor Roberto Bolaño
Imaginario Cultural

Este 28 de abril, Roberto Bolaño habría cumplido 60 años, sin embargo, el destino quiso que en julio del 2003, muriera el escritor y emergiera la leyenda.

Este narrador y poeta, nacido en Chile en el año 1953, se ha impuesto como uno de los escritores latinoamericanos imprescindibles y uno de los mayores fenómenos literarios del último tiempo.

Tanta ha sido su relevancia literaria, que en el último tiempo se han sucedido una serie de reconocimientos. Aunque estos se han realizado principalmente en Barcelona, Gerona y Blanes, lugares que lo adoptaron y en los cuales vivió desde el año 1977 hasta su muerte en el 2003.

Sin embargo,  la vida de Bolaño se extiende bastante más atrás, a su niñez en Chile, a ese país que abandonó cuando apenas tenía 15 años y que le ha sido esquivo en honores y reconocimiento.

Bolaño nació en Santiago de Chile un 28 de abril de 1953, hijo de León Bolaño, camionero y boxeador, y de Victoria Ávalos, profesora. Su familia era de clase media baja y alejada del mundo de las letras.

En el año 1968 con apenas 15 años Bolaño se marcha junto a
su familia a vivir a México, lugar donde abandonaría tempranamente sus estudios y en que comenzaría a gestar su carrera literaria.

A pesar de su aparente lejanía con Chile, en el año 1973, envuelto por el proceso de reformas socialistas de Salvador Allende, decide retornar. Es así, que tras un largo viaje en autobús, a dedo y en barco (atravesando prácticamente toda América Latina) llegó a Chile en el mes de agosto, pocos días antes del Golpe de Estado que se produjo el 11 de septiembre de ese mismo año.

En este viaje alcanzó a visitar a algunos de sus parientes, sin embargo, es detenido por el gobierno militar y liberado luego de ocho días, esto, gracias a la ayuda de un antiguo compañero de estudios, que se encontraba entre los policías que lo custodiaban. Años más tarde escribiría su cuento “Detectives”, publicado en el libro “Llamadas Telefónicas”, donde relata esta experiencia.

Producto de este acontecimiento, Bolaño decide abandonar Chile, al que solo volvería después de veinticinco años, cuando ya se encontraba radicado en España y comenzaba a asomar como un escritor de gran reconocimiento.

Aunque en gran parte de su literatura siempre estuvo presente Chile, su relación con el país se mantuvo más bien distante, siendo sus países adoptivos los que mayores homenajes le entregaron en vida y que lo siguen homenajeando en forma póstuma.

Quizás su personalidad directa y las críticas realizadas a ciertos sectores literarios de Chile, provocaron una suerte de aversión hacia su figura, convirtiéndole en un escritor subversivo dentro del elitista mundo literario chileno, lo que le ha mantenido en un plano más bien sombrío y que no ha permitido que sea reconocido de forma magna, como uno de los grandes íconos literarios chilenos del último tiempo.

En palabras del propio Bolaño, queda expresada esta indeterminada distancia con su Chile natal, ya que se describe como un escritor extranjero que vive en un mundo propio, tal como los personajes de sus novelas.

"En Chile, nadie dijo que era chileno, siempre me decían que era español. En España, absolutamente a ningún español se le pasa por la cabeza pensar que soy español. En México, a nadie se le pasó nunca por la cabeza pensar que yo fuera mexicano. Por tanto, he llegado a la conclusión de que pertenezco a un país que se llama Extranjilandia, cuyos nativos son los extranjeros " ROBERTO BOLAÑO

Artículo: Natan Olivos