12 enero, 2014

El resultado del experimento: ¿Escribimos nuestra autobiografía?

La semana pasada planteaba un reto y discernía sobre el papel de la redes sociales y sobre la construcción de nuestra propia autobiografía. Resumiendo dijeRealizaré la biografía y el perfil de dos o tres personas (desconocidos, los primeros que encuentre) por el historial de sus tuist en Twitter. Serán personas que no conozca de nada, ni tenga ninguna referencia de ellas. Demostraré que se puede crear un interesante perfil de cualquier persona, que irá desde sus gustos musicales, ideas políticas, posición frente a la vida, etc..."

El pasado día 6 de Enero escribí avisando con el siguiente tuist:

francoescribe, francisco concepción,

¿Y que pasó? Pues que a los segundos obtuve cuatro seguidores nuevos. El primero de ellos fue @julianduque2 (JULIAN C DUQUE). Y a él le tocó la lotería. Desconozco si Julián es consciente o tiene conocimiento de este experimento. El caso es que no hemos contactado, ni él me ha realizado ningún retuits, ni tampoco yo a él.

Tengo que empezar diciendo que
me he sentido “mal”, bastante mal. Un servidor, que no conoce ni a sus vecinos colindantes, ni me interesa su vida, me desagradó tener que leer el historial de tuists de un desconocido, con otro fin que no fuera interesarme por sus ideas. Pero en ocasiones uno se mete en lodos y en barros sin saber el motivo. Y ésta fue una de esas ocasiones. Así que, solamente he podido realizar el experimento con una sola persona y sin profundizar mucho. Y previamente advirtiendo.

Perfil en twitter de Julian C Duque
Julian C. Duque es un treintañero que vive en Colombia, concretamente en su capital Bogotá. Su vida es por y para el fútbol. Abiertamente declara “Nada me llena mas que el fútbol” Trabaja en Diptongo, una agencia productora audiovisual desde hace seis años. Dentro de su empresa tiene bastante afinidad con Sebastian Mejía (@sebasgambeta). Se cuadra ante PaCo Cepeda (@pacocepeda) accionista mayor de la sociedad, al que admira y le está agradecido por el trabajo que tiene. Entre ambos hay buena relación. Su labor en Diptongo, entre otras cosas, es la de realizar el seguimiento de diferentes jugadores de fútbol, entre ellos Messi, para sus patrocinadores. Para entendernos, Adidas les paga para asociar la marca a sus patrocinados. Así suele viajar frecuentemente a diferentes partes del mundo a filmar y fotografiar partidos: Perú, Alemania, Francia... Uno de los viajes que más ha disfrutado fue el pasado mes de Septiembre a la ciudad de Niza en Francia. Dicho mes fue bastante interesante para él, pues estrenaba una casa nueva con un bonito parket y llevaba bien y con entusiasmo el asunto de las reformas.

Autofo de Julian D. Duque y de Daniela Jaramillo
en Instagram
Julian mantiene actualmente una relación de pareja con Daniela Jaramillo (@DaniJarapa). Llevan 8 meses juntos y entre ellos se llaman “mi goldo” y “mi goldita”. Ella pide que viaje menos y esté más a su lado. Ella espera. Se expresan su amor por twitter sin miramientos. Daniela trabaja en Cargando.co de la que es cofundadora. Ejerce funciones de Directora de interiores y decoración. Tiene como mascota a dos gatos. Una chica que se inició en Twitter el 26-04.10 con el típico tuis “Pa que sirve esto? Jajajja”. En sus inicios expresaba su fobia al matrimonio, pero parece que ahora ha cambiado su punto de vista. No soporta a las niñas/mujeres que se autofografían para subir las fotos a las redes con “posturitas” “¿Niñas es necesario el pose de reina en todas las fotos?

La vida de Julian parece transcurrir feliz y solamente en torno al fútbol y ahora a Daniela. Poco más. Desde el continente americano sigue con pasión al Real Madrid. Entiende la suplencia de Iker Casillas en detrimento de Diego López. También sigue al equipo de su ciudad, El Millonarios, del que se siente parte y acaba de realizar una producción en video: “La película del más veces campeón”.

Como curiosidad decir que tiene muy presente cada solsticio y le desea a todos felicidad ese día. No opina sobre nada que no sea fútbol y tiene pocos seguidores en Twitter, apenas llega a trecientos. No retuitea a nadie que no sean tuits de sus compañeros y de su empresa. Adora Instagram, sube muchas fotos de los campos de fútbol que visita. Y muchas autofotos en compañía de Daniela, aún sabiendo que a ella no le gusta, pero posa junto a él muy feliz. La música que escucha es salsa, pero tampoco es algo que le vuelva loco.

Resumiendo:
Julian no será nunca blanco, ni sospechoso para la Administración Obama, ni la NSA. Solo tuitea de fútbol, de sus “logros” profesionales y le manda mensajes de amor públicos a Daniela. Está convencido que desde su posición apenas puede cambiar nada. Uno de sus tuits resume su vida “Para entendernos a todo nivel, basta con saber de poker y de fútbol”

Nota: Como experimento, insisto, no ha resultado de mi agrado. Julian no es de los perfiles más expuestos en la red. Aunque si tiramos de la cuerda y consultamos el resto de redes sociales en las que participa (FraceBook, Instagram, etc) encontraremos datos más personales y tampoco aportarían mucho más al experimento. La intensión fue aglutinar, solamente, la información que la propia persona hace pública en su perfil y de forma muy superficial en menos de una hora.

Algo que me gustaría destacar son los daños colaterales que sufren las personas que están en tu entorno, en tu núcleo de amigos virtuales. El ejemplo es el de su pareja, Daniela. Sin duda un perfil más interesante para analizar y biografiar. Ella expresa opiniones personales, se moja en determinados planteamientos...
Hasta el próximo Editorial del domingo
Artículo: Francisco Concepción