02 febrero, 2015

La modelo

Carreras frenéticas, gritos desquiciados, mechones de pelo que mutan en peinados imposibles, maquillajes absurdos, perchas obesas de ropa sin cuerpo y tacones que violan los pies.

Hipnóticos focos apagan la oscuridad y alumbran el sendero de la exhibición. Por él deambulan colores y texturas que arroparan carencias y complejos de otros, mientras, el ego monstruoso del mentor se apacigua revolcándose entre los aplausos.

Todo vuelve a su estado natural. Natural e insustancial como las hojas de lechuga y el litro de agua que se regala mientras respira su soledad desnuda y sin glamour.

Mañana más.