08 marzo, 2017

La mejor decisión

Harto ya de jugar con el dinero ajeno, de amasar beneficios y transferir saldos a lejanos paraísos fiscales en nombre de otros, harto de una vida frenética en pos del lucro y de las satisfacciones del dinero, un buen día el viejo financiero decide dar un vuelco a su vida. Abre la caja fuerte de la empresa y retira un sobre que coloca en su maletín con cuidado. Su tesoro.
Lo ha pensado por meses, esto no es vida, debe de haber otra, dice para sus adentros, y tras purgar su conciencia como las tripas de un caracol, abandona lo que siempre ha hecho y prepara su mente para abordar su sueño.
Con su maletín y su paraguas como único equipaje acude al muelle portuario, y busca entre el reverbero de luces y sombras que proyecta el sol de la tarde en las tornasoladas aguas del puerto. De lejos, junto a otros, reconoce la silueta de un barco, un viejo ferry de pasaje que con el vaivén de su proa parece saludarlo.
En la escalerilla un agente lo detiene. Se ha producido un robo, han asaltado la caja de su empresa, abra ahora mismo el maletín. No llevo nada contesta y muestra en el interior una foto en sepia con un número de teléfono escrito en el reverso, ajada y desvaída, y un ticket de embarque a las Antillas.
No he robado dinero ni valores, cuando llegue al destino marcaré sólo este número y alguien vendrá. Ese será mi mayor beneficio, mi plusvalía.