03 junio, 2010

Mi niña



Poco a poco vas creciendo, vas teniendo una luz propia.
Mi niña de ojos grandes y profundos, empiezas la vida con un suspiro.
Pequeñita espiga que buscas el sol en cada movimiento, con un grito rompes tu alma creciendo a golpe de gigante.
Diariamente demostrando que un aliento vivo siembra grandeza en tu palabra, construye rascacielos de sabiduría y elabora caminos de constancia.
Caracola de nácar, pequeña y delicada a la vista, contienes todo un mar de riqueza en tu interior.
Con tu abrazo me conviertes en un roce de aire cálido, me elevas, me transformas y me llevas a alcanzar el sentido de existir.
Mi niña de expresión lánguida y sonrisa de amapola.



puertas sillas hosteleria mobiliario hosteleria calderas precios calderas