19 agosto, 2010

Un abrazo



El agua que cubre mis pies, retozada con espuma y arena.
Aquella brisa con olor a eucalipto cuando abrí la ventanilla.
La chaqueta con tu olor, que me tapaba del frío la otra noche paseando.
La textura de lo limpio, la frescura de su tacto, la blancura de su estreno.
La canción que, hacía tanto, tanto que no escuchaba, y por casualidad surgió un día en el que todo era normal.

El pájaro que distrajo mi atención en un momento de cansancio.
La sensación de lo vivido, y el placer de seguir viviéndolo.
La mirada que te dice: “¡Qué guapa que te encuentro hoy!”.
Los ojos llorosos del que te pide un aliento, un respiro, solo un roce de mi mano.
La soledad que no buscas, pero que si la escuchas te habla, y te cuenta maravillas.
Tu interior, tu exterior, un abrazo.